El cierre en la MLB frisará negociaciones con criollos

Compartir

DIARIO LIBRE

Nathanael Pérez Neró

SANTO DOMINGO.- Los peloteros en la agencia libre demorarían las conversaciones
Sandy Alcántara fue apenas uno de cuatro lanzadores que alcanzaron las 200 entradas en 2021, tiene 26 años de edad y no sería agente libre hasta 2025. De ahí que apresuró el fin de semana la negociación con los Marlins y acordó una extensión por cinco campañas y US$56 millones que será oficial cuando supere el examen físico.

En Tampa Bay también apresuraron a Wander Franco, igual los Mets con Starling Marte como los Astros con Héctor Neris y los Azulejos con Yimi García.

Pero hay un grupo de 26 compatriotas que están en la agencia libre y otros 42 cuyos salarios en 2022 dependen de negociaciones que pueden requerir de un árbitro. A partir del jueves las perspectivas de estos jugadores caerán en un vacío si dueños y sindicato no alcanzan un acuerdo laboral.

Entre los agentes libres aparecen nombres de veteranos a punto de expirar sus carreras como Albert Pujols, Nelson Cruz, César Valdez o Johnny Cueto, pero también peloteros que por su edad pudieran estar a mitad de vuelo como Jonathan Villar, Alex Colomé, Hansel Robles, Danny Santana, Erik González, Carlos Martínez, Michael Pineda o José Ureña.

Igual se retardan las probables ofertas a jugadores que no terminaron bien 2021 como Gregory Polanco, Maikel Franco o Nomar Mazara.

Un cierre patronal, programado para arrancar a la medianoche del miércoles, detendría cualquier contacto entre equipos y jugadores. Los 26 quisqueyanos que acumulan más de tres y menos de seis años de servicios deben recibir este martes propuestas por un monto total de US$156.9 millones de acuerdo con la fórmula de cálculo de MLB Trade Rumors.

Allí, Juan Soto recibiría una oferta de US$16.2 millones de los Nacionales, Rafael Devers de US$11,1 MM de los Medias Rojas, Teoscar Hernández de US$10 MM y Vladimir Guerrero de US$7.9 MM de los Azulejos.

Los equipos y jugadores apuran estas últimas horas las negociaciones para cerrar acuerdos, con énfasis en los bonos a liquidarse de inmediato, ante la incertidumbre de que tan largo puede ser el paro.

Si antes de la pandemia ya los jugadores tenían la imagen de haber sido perjudicados en el pacto el desenlace en cómo se volvió a jugar dejó herida de muerte la relación y ahora se apela a quién pueda perder más. Un escenario en temporada muerta que puede conllevar hasta a meses de parálisis, de ahí que haya sectores que pronostiquen que hasta enero no se verá humo blanco.


Compartir