El voluntariado, pieza clave en la lucha contra el cáncer

Compartir

EROSKICONSUMER

Por Asociación Contra el Cáncer – Sede Bizkaia

MADRID.- En la Asociación Contra el Cáncer el voluntariado es una pieza clave que contribuye a disminuir el impacto causado por esta enfermedad y mejorar la vida de las personas.

Hacer voluntariado es una forma de ser en la vida. Es saber que, gracias a la solidaridad, la mejora y el cambio son posibles. Es aportar un granito de arena de la forma que más se adapte a las circunstancias y la disponibilidad de cada persona; un proceso en el que siempre se contará con el acompañamiento y el apoyo de la Asociación Contra el Cáncer.

¿Qué es hacer voluntariado contra el cáncer?

En los casi 70 años de historia de la Asociación Contra el Cáncer, el voluntariado siempre ha estado presente. Una labor que no se ha detenido nunca, ni siquiera durante la pandemia, porque el cáncer tampoco se detiene.

El papel del voluntariado es muy diverso, va más allá del apoyo y el acompañamiento a personas con cáncer y familiares:

Existe quienes prefieren desarrollar acciones de sensibilización y colaboran en eventos para la obtención de recursos.

También están quienes optan por colaborar en iniciativas para la prevención del cáncer y la promoción de la salud, con el objetivo de lograr cambios y una transformación social.

Además, contamos con quienes se implican en divulgar y acercar la investigación y la ciencia a la sociedad en general, pero también a la población infantil y juvenil.

Por último, hay que destacar el importante papel del voluntariado testimonial. Lo hacen personas que han pasado por la misma situación y ofrecen su vivencia durante el acompañamiento en el proceso de la enfermedad.

La manera de participar depende de las inquietudes y necesidades de cada persona voluntaria, ya que todas las actividades son igual de importantes y necesarias.

El reto de afrontar la soledad

Entre los objetivos de la labor del voluntariado se encuentra que las personas con cáncer no se sientan solas. La soledad afecta a más de 40.000 personas con cáncer que viven sin compañía, una situación que incide en mayor medida en mayores de 75 años.

Y es que, aunque cada persona afronta la enfermedad de una manera diferente, contar con apoyo resulta importante en este proceso. De hecho, según señalan profesionales de la Asociación Contra el Cáncer, es habitual que las personas con cáncer presenten malestar emocional y sintomatología ansiosa y depresiva.

Esta situación se agravó durante la crisis sanitaria. Un estudio del Observatorio del Cáncer sobre el impacto psicosocial provocado por la covid-19 muestra que más del 34 % de las personas con cáncer sufrió ansiedad y depresión durante el confinamiento. Además, el 40 % de las y los pacientes con cáncer se han sentido solos.

Por todo ello, desde la Asociación Contra el Cáncer queremos mostrar al voluntariado nuestro agradecimiento y darle el reconocimiento que merece por su compromiso e implicación.

voluntariado y cáncer


Compartir