“‘Fénix oscura’ enfrentará a los X-Men como nunca antes”, según su director

Compartir

EFE
LONDRES.- “La película ‘Fénix oscura’ hará que la familia de los X-Men se enfrente como nunca antes lo ha hecho en la saga. Los amigos se convertirán en enemigos y viceversa”, según adelantó su director y guionista, Simon Kinberg, en una entrevista con Efe en Londres.

“¿Quién es realmente Jean Grey?”. Esta fue la pregunta que se hizo Kinberg antes de llevar a la gran pantalla su historia favorita de toda la franquicia de los superhéroes, una trama que veía necesaria para culminar un ciclo de películas que comenzó hace casi dos décadas con “X-Men” (2000).

Para el director -que ha participado en todos los filmes desde 2006 como productor o guionista-, “hay muchas razones” para traer de nuevo a la mutante nivel 5 que ya dejo entrever lo poderosa que podía ser en “X-Men: La decisión final” (2006), en esta ocasión interpretada por Famke Janssen.

Lejos de extender la personalidad de Jean (Sophie Turner) mostrada entonces, el director quería centrarse en esta nueva cinta en la parte más “oscura, cruda y real” de la pelirroja.

“La historia del fénix es la más icónica y amada de toda la saga de X-Men y creo que era el momento perfecto para estrenar en el cine un guion que todavía no se había contado correctamente”, apuntó.

En este sentido, el actor que da vida al joven Charles Xavier o Profesor X, James McAvoy, destacó cómo en esta cinta el personaje de Jean está mucho más trabajado y extendido que en la de 2006, dirigida por Brett Ratner.

“Simplemente con el título que se ha dado en muchos países ‘Fénix oscura” en lugar de ‘X-Men: Fénix oscura’ ya se puede ver que trata de las dos identidades de Jean. No solo habla de ella como protagonista, sino también como antagonista en sí misma”, subrayó.

En esta nueva entrega, la acción se remonta al año 1992, cuando los X-Men, como héroes admirados por la sociedad, son confiados a una misión para rescatar a unos astronautas en una situación de peligro tras una misión fallida.

Ya en el espacio, una misteriosa fuerza cósmica alcanza a Jean Grey e invade su cuerpo; y no es hasta que aterriza en la Tierra, cuando se empieza a dar cuenta de que ha adquirido poderes que no puede ni comprender ni controlar.

En esta trama, el director explicó que el final de “X-Men: Apocalipsis” (2016) juega un papel importante en el sentido de que “ayuda a introducir a los personajes de Jane y Scott (Tye Sheridan)” y permite “entender la situación de los mutantes después de salvar el mundo hace nueve años”.

Al igual que entonces, en “X-Men: Fénix oscura” los superhéroes deberán enfrentarse a un mal mayor, que en este caso es reencarnado en uno de los suyos: una Jane Grey o Fénix cuyos ojos alternan entre el naranja del fuego y el azul angelical.

Esta dualidad del personaje se refleja al mismo tiempo en el resto de los X-Men, divididos por “un verdadero trauma”, en palabras del director. Este es la muerte a manos de Jean de uno de los mutantes más famosos de la franquicia: Raven o Mística, interpretada por Jennifer Lawrence.

“Cuando estaba escribiendo la película, sentí que tenía que tratar con un verdadero trauma para dividir a esta familia. Mística era el personaje central en la mayoría de las cintas y la más querida por casi todos, así que pensé que su muerte haría esta rivalidad más real y dramática”, relató Kinberg.

Tras este acontecimiento, unos harán lo imposible por salvar a su amiga, mientras que otros X-Men abogarán por acabar con la fuerza oscura que habita en ella.

Esta hostilidad entre los protagonistas ofrecerá a los fans una “experiencia nueva” y, para a aquellos que no hayan seguido la saga, “será una cinta sorprendente por su gran carga dramática y emocional”, señaló el director.

Tanto para Kinberg como para los actores McAvoy y Michael Fassbender (Erik Lehnsherr-Magento), la actuación que hace Turner de Jane es brillante.

“Sophie es fantástica, verdaderamente borda el papel. Cuando estábamos grabando algunas escenas con ella pensaba: ‘¿Qué tipo de actriz es capaz de dar ese tono emocional una y otra vez?’. En todo momento tuvo muy claro cómo debía ser su personaje”, relató Fassbender.

Por su parte, Kinberg destacó el gran trabajo previo e investigación que hizo la actriz -conocida por interpretar a Sansa Stark en “Juego de Tronos”- acerca de varias enfermedades mentales antes de rodar la película.

“Sophie se estudió los libros, artículos y vídeos de YouTube que le mandaba sobre la esquizofrenia y otros trastornos mentales para que construyera el personaje partiendo de algo real”, contó el director.

“X-Men: Fénix oscura”, que llega a la cartelera el próximo 7 de junio, será la primera película distribuida por Walt Disney Pictures después de que la factoría del ratón cerrara la compra de Fox junto a todas sus licencias.

Por ello, este filme es un punto de inflexión de los X-Men tal y como se conocen hasta ahora. Con vistas al futuro, se espera que estos superhéroes se integren al actual Universo Cinematográfico Marvel (UCM).


Compartir