Ausencia de vivos en la casa de los muertos

Compartir

Este sábado los dominicanos conmemoran el Día de los Fieles Difuntos, durante este acontecimiento las personas suelen acudir a los cementerios a visitar a sus familiares fallecidos, llevarles flores, acondicionar sus tumbas y pasar “un rato” en el lugar de descanso de sus seres queridos. Sin embargo, las calles del cementerio Cristo Redentor lucieron “vacías y desoladas”.

En el día de hoy, la entrada del camposanto hizo homenaje a su función de ser un lugar de paz y tranquilidad para “el descanso eterno”. Las vendedoras de flores observaban sus cubetas cargadas de mercancías y sin “posibles compradores”. “Desde los 16 años he vendido flores y nunca me había tocado un día de finados tan frío como este”, declaró la señora Olga Peguero, de 66 años de edad.

Peguero indicó que en otra ocasión no “volverá a vender flores” ya que las ventas fueron “muy lentas”.

Los jornaleros del cementerio expresaron que “el día estuvo muy frío” y que esperaban más personas durante este día. “Tengo veintitrés años trabajando aquí y este ha sido el día más frío”, expresó uno los trabajadores del camposanto, el cual no quiso ser identificado.

“Hoy ha venido poca gente a pesar de que el cementerio fue acondicionado recientemente. Las visitas fueron ´muy pobres’”, expresó don Julio, uno de los ancianos que acondiciona los nichos del Cristo Redentor.

De acuerdo con las versiones de los jornaleros, este año ha sido “uno de los más lentos” en cuanto a presencia de personas que acuden a visitar a sus familiares en el Día de los Fieles Difuntos.

Pese a la ausencia de personas en el cementerio, sus calles estuvieron custodiadas por agentes motorizados de la Policía Nacional.


Compartir