País debe dejar la violencia social, feminicidios, clientelismo político y ambiciones de riquezas fáciles y mal habidas

Compartir

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A una sociedad tan degenerada, alienada, transculturizada dirigida hacia lo peor, le pide monseñor Jesús Castro Marte, obispo auxiliar de Santo Domingo, abjurar de las malas pasiones, la violencia social, los feminicidios, la corrupción, el clientelismo político y las ambiciones de riquezas fáciles y mal habidas.

Otra demanda de Castro Marte es que el Gobierno luche contra la corrupción, que estaría muy profunda entre los funcionarios estatales, al decir de la oposición política, que también ha pasado por la dirección del Estado y luce afectada del mismo mal.

“Creemos que no puede haber una apropiada celebración de la Navidad sin sueños que sean realizables. No pueden hacerse unos festejos de Año Nuevo sin propuestas concretas que alimenten la esperanza que sostiene nuestra existencia», ha dicho Castro Marte en un mensaje con motivo de Navidad y Año Nuevo.

«No podemos tener una ‘Feliz Navidad’ sin respeto, sin ternura, sin mesura, sin alegría verdadera, sin Dios, que viene a hacerse niño, una vez más, para nacer en nuestros corazones”, agrega el mitrado católico

Las elecciones

“En primer lugar, tenemos el reto de las elecciones municipales y congresuales en el mes de febrero y las elecciones gubernamentales en mayo. Esperamos salir airosos de estos torneos electorales, mediante procesos limpios y ordenados; esforzándonos por dejar atrás la violencia y el vergonzoso clientelismo”, expresa monseñor Castro Marte.

Otros retos

“Deseamos, igualmente, que podamos salir vencedores en la lucha contra la violencia y la inseguridad ciudadana y en el enfrentamiento contra el serio problema del narcotráfico”, añade el obispo auxiliar de Santo Domingo.

“El año 2020 hemos de enfrentar grandes retos de los cuales esperamos salir fortalecidos y orgullosos de los resultados obtenidos”, expresó monseñor Castro Marte, vicario de Santo Domingo Norte y rector de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD).


Compartir