Por qué el cambio climático hace que nazcan más bebés prematuros

Compartir

Sputnik

MOSCÚ.- Un estudio realizado en EEUU demostró que el aumento de la temperatura global incrementa los partos prematuros hasta en dos semanas.

Se estima que unos 25.000 bebés al año nacieron antes de tiempo en este país debido al cambio climático. Un neonatólogo nos explicó a qué se debe y cuáles son los riesgos.

Una investigación realizada por el Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de California y publicada a principios de este mes en la revista Nature Climate Change, indicó que unos 25.000 bebés al año nacieron prematuros en EEUU debido al aumento de la temperatura global. Esto provocó una pérdida de más de 150.000 días de gestación por año entre 1969 y 1988.

«EEUU es el país desarrollado con más cantidad de partos prematuros. Por lo tanto, cualquier investigación realizada en este país tiene un valor predictivo significativo. Algunos estudios hablan de un adelanto de dos semanas, otros de más, dependiendo del tiempo de exposición de la madre a las olas de calor», explicó el médico neonatólogo argentino Daniel Lanteri.

Los investigadores afirmaron que en los días con una temperatura máxima superior a 32,2 grados Celsius, las tasas de natalidad aumentaban en un 5 %. También se demostró que la incidencia del calor no era tanta en países tropicales, donde el clima siempre es cálido.

El experto aclaró que aún se desconocen las causas de esta relación pero podría deberse a una cuestión adaptativa del organismo. Otros factores que provocan un aumento de partos prematuros son la contaminación del aire, el estrés y la edad de las embarazadas —muy jóvenes o maduras—.

Según la Organización Mundial de la Salud, un parto se considera prematuro cuando ocurre por debajo de las 37 semanas de gestación.

En general, estos bebés son más vulnerables en su salud, sobre todo en las primeros días de vida, e incluso podrían presentar ciertos problemas en el desarrollo cognitivo a largo plazo.

«Eso no quiere decir que necesariamente todos vayan a tener alguna disminución cognitiva, hablamos de probabilidades. Esa vulnerabilidad puede afectar lo neurológico, lo inmunológico o lo cardiopulmonar. Dependiendo de cuáles sistemas hayan sido afectados, cuáles serán las consecuencias a prevenir o tratar», concluyó Lanteri.


Compartir