Abinader revela del Plan Social se llevaron hasta los discos duros de las computadoras

Compartir

Al parecer el director y los técnicos del departamento de informática del Plan Social recibieron la orden de extraer los discos duros de las computadoras incluso de los departamentos Financiero, Compra, Administrativo, Recursos Humanos, y de la administradora, Iris Guaba para borrar posibles pruebas sobre compras y pagos sobrevaluados.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Aún fuera del poder el PLD y su pasado Gobierno encabezado por Danilo Medina, sigue metido en el hoyo podrido de los escándalos de corrupción, revelados ahora por los nuevos funcionarios, y por el propio presidente Luis Abinader.

Abinader ha revelado este jueves que en el Plan Social de la Presidencia los funcionarios se llevaron hasta los discos duros de las computadoras, por lo que el Gobierno carece de datos tan fundamentales como deudas y las compras realizadas durante la administración de Iris Guaba.

Lo mismo ha sucedido en otras instituciones incluso técnicas del Estado, lo que no le ha sido informado al presidente Abinader, quien desconoce que funcionarios del pasado Gobierno con vinculación directa con José Ramón Peralta, ahora exsecretario Administrativo de la Presidencia y que trabajaron en la campaña contra Luis Abinader, permanecen en sus cargos.

El espionaje

Los funcionarios nuevos desconocen que en las instituciones del Estado los empleados no tenían intimidad, porque sus correos y cuentas de las redes sociales era vigilados desde los departamentos de cómputos, lo que aún podría estar sucediendo.

También desde el Palacio Nacional un equipo dirigido por Peralta espiaba a todo lo que se publicaba en las redes sociales, para ubicar a los antigobiernistas que laboraban para el Estado.

Posiblemente ahora los correos internos entre los funcionarios nuevos estén siendo leídos por un equipo de espías del PLD integrado por técnicos de cómputos que laboraron para el Gobierno de Danilo Medina.

En los organismos estatales los encargados de departamentos podían acceder a los correos personales de los empleados para espiar sus actividades, lo que era informado al equipo que desde el Palacio Nacional dirigía José Ramón Peralta y otros funcionarios.


Compartir