EE.UU. acusa a Irán y Rusia de «emprender acciones para influir en la opinión pública» de cara a las presidenciales

Compartir

John Ratcliffe declaró que Moscú y Teherán obtuvieron algunos datos relacionados con los votantes estadounidenses.

RT

WASHINGTON.- El director de la Inteligencia estadounidense, John Ratcliffe, acusó este 21 de octubre a Rusia e Irán de «emprender acciones específicas para influir en la opinión pública», en relación a las elecciones presidenciales que EE.UU. celebrará el próximo 3 de noviembre.

«Hemos confirmado que alguna información del registro de votantes ha sido obtenida por Irán y, separadamente, por Rusia», declaró en el marco de una rueda de prensa.

«Ya hemos visto a Irán enviando correos electrónicos falsificados, diseñados para intimidar a los votantes, incitar el malestar social y dañar al presidente Trump», agregó. En ese contexto, el alto funcionario acusó a la nación persa de distribuir también «otro contenido», incluido un video «que implica que los individuos podrían emitir votos fraudulentos incluso desde el extranjero». «Este video y cualquier afirmación sobre dichos votos supuestamente fraudulentos no son ciertos», dijo.

Respecto a Moscú, indicó que, «aunque no han visto las mismas acciones de Rusia, son conscientes de que han obtenido cierta información de los votantes, al igual que lo hicieron en el 2016». «Estén seguros de que estamos preparados para la posibilidad de acciones por [partes] hostiles a la democracia», subrayó.

Según Ratcliffe, se trata de «intentos desesperados de adversarios desesperados». «Nuestros sistemas electorales son resistentes y ustedes pueden estar seguros de que sus votos son seguros», precisó, destacando que «no se tolerará la interferencia extranjera en las elecciones».

Respuesta de Rusia
Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que todas las acusaciones contra Rusia sobre una supuesta injerencia en los procesos electorales estadounidenses son absolutamente infundadas.

«Las acusaciones están llegando todos los días, todas son absolutamente infundadas, no se basan en nada, más probablemente se deben a los procesos políticos internos asociados con las próximas elecciones [presidenciales]», lamentó Peskov.

No es la primera vez que Rusia es acusada de injerencia en las elecciones presidenciales en EE.UU. Tras la victoria de Donald Trump en el 2016, se inició una investigación al respecto, conocida como ‘Russiagate’, y denunciada en repetidas ocasiones por el propio inquilino de la Casa Blanca como un «engaño» y una «caza de brujas». El exfiscal especial Robert Mueller dio por finalizada dicha investigación en marzo del 2019, sin poder encontrar pruebas de ninguna interferencia por parte de Moscú.

Desde el inicio de dicha investigación, Rusia rechazó todas las acusaciones en su contra.

Respuesta de Irán

El portavoz de la misión de Irán ante la ONU, Alireza Miryousefi, tachó de «absurdas» las acusaciones de EE.UU. y señaló que, a diferencia de Washington, Teherán no interfiere en elecciones extranjeras.

«A diferencia de EE.UU., Irán no interfiere en las elecciones de otros países. El mundo ha sido testigo de los desesperados intentos públicos de EE.UU. de cuestionar el resultado de sus propias elecciones al más alto nivel», declaró Miryousefi a ABC News.

«Estas acusaciones no son más que otro escenario para socavar la confianza de los votantes en la seguridad de las elecciones estadounidenses, y son absurdas. Irán no tiene ningún interés en interferir en las elecciones estadounidenses y no tiene preferencia por el resultado», señaló el vocero, instando a Washington a «poner fin a sus acusaciones perversas y peligrosas contra Irán».


Compartir