REALIDADES DEL PRESENTE Y ESPERANZAS PARA EL FUTURO

Compartir

Nada fue mas agradable a mi oído, que cuando escuché al primer mandatario de la Nación hablar del agua, su conservación y preservación, creo que el capitalismo, no ha entendido muy bien lo que nos representa el agua y como disminuye drásticamente a los ojos de todos y no nos referimos a los capitalistas del patio, son los de todo el mundo, porque mientras mas desarrollado y rico es el país, menor conciencia tiene de la importancia del agua, llegándose a la infeliz conclusión, que el agua es un bien infinito y es mas finito que cualquier otro o quizás mucho mas finito.

 Observemos Por qué:

El 97.5% del agua en la tierra se encuentra en los océanos y mares de agua salada , únicamente el restante 2.5% es agua dulce . Del total de agua dulce en el mundo, 69% se encuentra en los polos y en las cumbres de las montañas mas altas y se encuentra en un estado sólido. El 30% del agua dulce del mundo, se encuentra en la humedad del suelo y en los acuíferos profundos. Solo el 1% del agua dulce en el mundo, escurre por las cuencas hidrográficas en forma de arroyos y ríos y se depositan en lagos, lagunas y en otros cuerpos superficiales de agua y en acuíferos. Esta es agua que se repone regularmente a través del ciclo hidrológico.

La generación eléctrica, la producción agrícola y el consumo de agua potable están amenazados en República Dominicana por la situación en que se encuentran los ríos, a causa de la deforestación de la cual han sido víctimas sus cuencas por la intervención humana. Los mas importantes ríos del país están seriamente lastimados, a tal punto, que es muy difícil revertir el daño, todos los ríos que mencionaremos a continuación, están dañados en mas de un 60% de sus causes; Por ejemplo: Río Dajabón (rivière Massacre), Río Yaque del Norte, Rio Yaque del Sur, Río Mao, Río Jimenoa, Río Yuna, Río Camú, Río Guamira, Río Yuma, Río Chavón, Río Soco, Río Iguamo, Rio Yuna, Rio Ozama, Rio Isabela, entre muchos de menores caudales.

Según Diario Libre, aproximadamente el 20 % de la basura que arrastran las corrientes de estos ríos, son desechos solidos y plásticos, el porcentaje lo estimó Francisco Flores Chang, pasado director del programa de Residuos Sólidos del Ministerio de Medio Ambiente, quien basa la cifra en el tipo de basura que se recolecta las veces que se han hecho limpiezas en las costas. Los Dominicanos somos los privilegiados del mundo, porque aun tenemos agua, estos datos son escalofriantes, por ejemplo; unos 2200 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a servicios de agua potable gestionados de manera segura, 4200 millones no cuentan con servicios de saneamiento seguros y otros 3000 millones carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos. “Aun somos la excepción”.

Tanto el Estado Dominicano como la población, son conscientes de las deficiencias del servicio y de la importancia del mismo, si bien, en relación con aspectos tales como la calidad del agua, encontramos que en ocasiones la población tiene una percepción equivocada de la misma. Considera que es de calidad y así, utiliza agua contaminada para su consumo y baño, lo que origina múltiples enfermedades.

Problemas tales como la falta de continuidad del servicio, la mala calidad del agua o la lejanía de una fuente de suministro, provocan que la población no pague el agua. Es cierto que se necesita promover un cambio en la población con respecto a esto en todo el país y concienciar sobre la importancia del pago del servicio de agua, pero para ello, antes es necesario garantizar una adecuada gestión, mantenimiento y calidad del servicio por parte de la institución responsable. ¿Cómo va a pagar la población por un servicio que no tiene? además, ninguna persona debe verse privada del derecho al agua y saneamiento debido a razones económicas, por lo que se deben buscar estructuras de tarifación que permitan el acceso a toda la población.

El presidente Luis Abinader presentó el Compromiso Nacional para el Pacto por el Agua (2021-2036), que contempla una inversión de 8,500 millones de dólares en 15 años, a razón de 567 millones de dólares anuales con el propósito de garantizar la disponibilidad de ese recurso a las futuras generaciones. Ha eso se le puede llamar un hombre que piensa en su pueblo, preocupado por su bienestar y por su futuro, el sabe con justeza meridiana, que sin la garantía de un buen suministro de agua, no habrá agricultura, pecuaria, energía eléctrica y tendremos una población diezmada por las enfermedades. ¡EN HORA BUENA SEÑOR PRESIDENTE! Ojala eso sea todo un éxito, las futuras generaciones, sus hijas y sus nietos lo agradecerán…Hay que recordar que el proceso de reforestación en nuestro país ha sido un verdadero infortunio, primero porque se ha visto como un gran negocio y segundo, por los abismos tecnológicos que han existido siempre, aquí no es zapatero a tus zapatos, aquí es donde el viento político me lleve mas lejos, porque este sigue siendo, un país sin propuestas y para reforestar hay que tenerlas.

Análisis: Ramón Ramírez Garabito


Compartir