Asesores de los CDC encuentran un probable vínculo entre una rara inflamación cardíaca y las vacunas de Pfizer y Moderna

Compartir

Ciertos casos raros de inflamación cardíaca en adolescentes y adultos jóvenes podrían estar relacionados con la administración de vacunas anticovid de Pfizer/BioNTech y de Moderna. Así lo ha concluido el Grupo de Trabajo Técnico en Seguridad de las Vacunas contra el covid-19 (VaST), un equipo de médicos que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

En una presentación este miércoles, el VaST indicó que el riesgo de miocarditis o pericarditis después de la vacunación con los fármacos basados en tecnología de ARNm en adolescentes y adultos jóvenes masculinos es significativamente mayor después de la segunda dosisrecoge Reuters. La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco, mientras que la pericarditis es la de la membrana que rodea el corazón.

Por su parte, los CDC señalaron en otro informe que los pacientes con inflamación cardíaca después de la vacunación generalmente se recuperan de los síntomas de manera satisfactoria.

La agencia de salud pública de EE.UU ha estado investigando durante meses casos de inflamación cardíaca principalmente en hombres jóvenes. A principios de junio, el organismo comunicó que todavía estaba evaluando el riesgo de la afección, sin confirmar una relación causal entre las vacunas y el problema cardíaco. Sin embargo, admitió que un número mayor de lo esperado de hombres jóvenes han experimentado inflamación del corazón después de su segunda dosis de las inyecciones de ARNm, correspondiendo más de la mitad de los casos a personas de entre 12 y 24 años.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), del que forma parte VaST, se reúne este miércoles para evaluar la posibilidad de un vínculo entre la enfermedad cardíaca y las vacunas de ARNm y discutir los beneficios de estos fármacos frente al riesgo potencial.

  • Pfizer, cuya vacuna ha sido autorizada para su uso en estadounidenses a partir de los 12 años, declaró anteriormente que no había observado una tasa más alta de inflamación cardíaca de lo que normalmente se esperaría en la población general. De la misma manera, Moderna aseguró no haber detectado una asociación causal entre los casos de inflamación cardíaca y su antídoto.

Compartir