Primer ministro de Haití pide unidad en toma de posesión

Compartir

PRENSA LATINA

PUERTO PRÍNCIPE.- El primer ministro de Haití, Ariel Henry, tomó hoy posesión del cargo y apeló a la unidad entre las fuerzas nacionales y la búsqueda de una solución interna a la crisis multiforme.

En su primer discurso oficial al frente del Gobierno prometió mantener las reuniones con todos los sectores, alcanzar un acuerdo inclusivo, y reconoció la grave situación del país.

‘Hay un contexto de polarización extrema entre los sectores, pero es necesario una solución durable’, dijo el neurocirujano de 71 años, que se comprometió a restablecer el orden y la seguridad.

Insistió en que para lograr el cambio y la transformación, deben permitir la gobernabilidad del país, y señaló que el asesinado mandatario Jovenel Moïse lo designó por su capacidad de diálogo y razonamiento con las diversas fuerzas de la nación.

Enfático, aseguró que las elecciones, democracia y estado de derecho son innegociables, por lo cual es necesaria la unión para organizar comicios creíbles, justos y transparentes con la mayor participación posible.

En su alocución Henry también prometió continuar la investigación del magnicidio y llevar a los responsables ante la justicia, mientras aseveró estar a favor de la búsqueda de la verdad.

El galeno es el séptimo primer ministro nombrado desde marzo de 2017, y mantuvo en su gabinete a cuatro titulares nombrados por Joseph Jouthe, quien renunció a mediados de abril en medio de un marcado recrudecimiento de la inseguridad.

Henry, con experiencia de ministro bajo la égida del expresidente Michel Martelly (2011-2016), anunció que ordenó reforzar la capacidad de la policía y la armada para que puedan responder a su misión de proteger el país y los ciudadanos.

‘La batalla contra la inseguridad hay que ganarla’, dijo el titular que reafirmó la urgencia de enfrentar la violencia, en especial la multiplicación de las bandas armadas.

Su investidura ocurre en un momento de tensiones políticas, con poderosas plataformas que rechazan su toma de posesión, y abogan por una administración de consenso para reforzar las instituciones estatales.

oda/ane


Compartir