Exministro de Salud advierte peligrosidad de variante Delta del covid-19

Compartir

SANTO DOMINGO.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pronosticado que el 90 por ciento de los casos de covid en el mundo serán provocados por la variante delta del coronavirus, que ya se extiende por más de cien países, afirmó el exministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas.

Explicó que el peligro de delta es que tiene una capacidad de contagio mucho más elevada que otras, por lo que se extiende ampliamente en la población sobre todo si no se siguen las medidas sanitarias de uso de mascarillas, distanciamiento social e higiene rigurosa.

Recordó que las otras variantes tienen una contagiosidad de dos a tres casos por cada infectado, mientras que “la contagiosidad de la delta tiene un rol de contagio mucho mayor, que algunos atribuyen un 40 y hay quien diga que hasta un 100 por ciento más”, expresó el exministro.

Entrevistado en el programa “McKinney”, por Color Visión, Sánchez Cárdenas dijo que, con ese nivel de contagiosidad, por cada caso infectado se podrían enfermar entre cuatro y ocho personas con la variante Delta.

Expresó que estudios realizados en varios países demostró que la administración de la vacuna Sinovac “redujo la mortalidad, la hospitalización, redujo el ingreso a UCI y redujo la gravedad de la enfermedad, que son cuatro elementos básicos”,

En relación con la reinfección de personas que han recibido dos dosis de la vacuna, aun está en estudio y hasta ahora se dice que está a nivel de 0.01 por ciento.

Sánchez Cárdenas consideró que esa fracción tan baja de infectados vacunados no justifica una tercera dosis, sino estudios clínicos para determinar qué está provocando que esas personas se infecten con el virus. “Esa fue nuestra discusión con el Presidente (Luis Abinader) y el Gabinete de Salud en el Palacio Nacional, porque la OMS, la OPS, Anthony Fauci, el CDC de Estados Unidos, han dicho: no hay tercera dosis por ahora, porque no hay evidencia sólida que induzca a que en este momento se esté recomendando una tercera dosis”, apuntó el exministro.

Manifestó que el argumento del gobierno dominicano para poner la tercera dosis es “que no hace daño”, lo que tampoco se sustenta en estudios científicos.

“El Covid se va moviendo hacia una enfermedad endémica, recurrente, que cada año viene en oleada, como la influenza, que mata mucha gente y que tiene vacunación anual, pero la vacuna es preparada por los laboratorios para atacar la cepa circulante ese año”, apuntó Sánchez Cárdenas.

El experto señaló que actualmente no hay aval científico para poner una tercera dosis en este momento y tampoco para el cruce de varios tipos de vacunas.

Afirmó que desde el punto de vista sanitario no se explica que el gobierno hiciera una desescalada semanal cuando el ciclo vital del virus es de 14 días, por lo que las autoridades no pueden determinar el comportamiento social vinculado con los efectos del coronavirus.

Dijo que países como Inglaterra, Israel y Estados Unidos han reforzado medidas para contener la Delta, pero es completando la vacunación con los que no tienen las dos dosis.

Faltan muchos por vacunar

En el caso de República Dominicana, Sánchez Cárdenas expresó que aun el 55% de la población no tiene el esquema completo de las dos dosis de vacunación, lo que vuelve vulnerable a contraer el Covid-19.

“Si usted abre (reduce las restricciones) tiene que dar un empuje a la vacunación, que es el gran protector, y es la más importante acción que desarrolla Salud Pública; lo que ha descuidado es la vigilancia epidemiológica”, indicó el exministro.

Explicó que el descuido está en que en los puntos calientes de propagación del virus es necesario que las Direcciones Provinciales de Salud hagan “búsqueda activa, localización, hacer PCR y ver las condiciones sanitarias, incluso recurrir al aislamiento si es necesario en determinadas demarcaciones que tengan condiciones sanitarias muy malas”.

Lamentó que se descuide el trabajo con la población para lograr un uso continuo de mascarillas, distanciamiento social, higiene en general y controlar la asistencia masiva a negocios como si fueran tiempos normales.


Compartir