VÍDEO/ Bolsonaro dice que “no es justo” castigar a quienes piden una intervención militar

Compartir

RT

BRASILIA.-La Corte Suprema investiga la existencia de organizaciones de ultraderecha que financiaron manifestaciones contra la democracia.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este lunes que “no es justo” sancionar a quienes piden una intervención militar, en referencia a las investigaciones que se encuentran en curso en el Supremo Tribunal Federal (STF) contra activistas de ultraderecha.

“Si alguien comete un acto antidemocrático, es contra el Gobierno federal, no es contra el Supremo (STF). No me quejo, lo entiendo como libertad de opinión”, declaró a sus seguidores a las afueras del Palacio de la Alvorada.

Y continuó: “¿Quieres colgar un cartel en la calle pidiendo la pena de muerte? Haz lo que quieras. Eso es libertad de expresión. No es justo castigar, abrir una investigación contra las personas”.

El mandatario hacía referencia a la investigación autorizada el año pasado por el STF sobre los actos prodictadura celebrados en todo el país, y en los que participaron Bolsonaro y varios diputados federales.

Polémicas protestas

En esos actos, los manifestantes pidieron la vuelta del Acta Institucional 5 (AI-5), un decreto emitido en 1968 durante la dictadura militar, considerado uno de los más represivos, con el que se cesaron los mandatos políticos y se suspendieron todas las garantías constitucionales.

Cientos de simpatizantes del presidente exigieron el cierre del Congreso brasileño y del Supremo Tribunal Federal. Bolsonaro alentó a sus seguidores cuando compartió un video, donde el abogado Ives Gandra Martins argumenta que en Brasil las Fuerzas Armadas pueden actuar como poder moderador, de forma puntual, cuando hay un punto muerto entre los otros poderes.

A principios de este mes, el juez Alexandre de Moraes archivó el caso por falta de pruebas, pero decidió abrir una investigación para verificar la existencia de organizaciones y esquemas de financiación para manifestaciones contra la democracia.

Bolsonaro vive uno de los peores momentos de su mandato por su gestión de la pandemia y, además, está siendo investigado por prevaricación, al no denunciar un supuesto fraude en la compra de una vacuna contra el coronavirus.

El pasado fin de semana, decenas de miles de personas salieron a las calles para exigir la destitución del mandatario, en la cuarta jornada nacional de movilizaciones antigubernamentales en el gigante sudamericano convocadas por partidos políticos, organizaciones sindicales y movimientos sociales desde finales de mayo.


Compartir