Advierten apertura del país sin restricciones podría traer graves consecuencias sanitarias

Compartir

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO.- El promotor turístico Edwin Aristy consideró que el gran problema que afecta el sector a nivel mundial es que los grandes emisores de turistas como Estados Unidos, China y Hong Kong, todavía alertan a sus nacionales para que no viajen a menos que sea necesario.

Agregó que hasta 2018 fueron las que enviaron a todas partes del mundo a más de 338 millones de turistas.

También citó los casos de Alemania, Inglaterra, Holanda, Italia, entre otros grandes países europeos, que siguen dando alertas para que no viajen a determinadas regiones, entre las que está la República Dominicana.

Expresó que ante la crisis, se le ha sugerido al Ministerio de Turismo que se reúna con todos los integrantes del sector, y se reactive la Cámara Dominicana de Turismo (CADOTUR), para escuchar cuales son los verdaderos problemas y las sugerencias de solución que consideran.

Estimó que la reapertura de las actividades turísticas en el país puede exponer la población a ser afectada por graves problemas sanitarios al recibir visitantes extranjeros sin ninguna restricción.

Indicó que con esa decisión gubernamental sólo se ha favorecido al sector hotelero, no así a la actividad turística en sentido general, “porque el turismo es mucho más que hoteles”.

“Lo que se hizo fue permitir que los hoteles rentaran habitaciones, lo que sirvió como experimento para ir afinando, en la medida que los países emisores fueran abriendo, lo que ha sido elogiado, inclusive por la misma OMT”, refirió.

Entrevistado en el programa “Así Vamos, con Héctor Guzmán”, Aristy señaló que actualmente “solo tres destinos han abierto sin restricciones sus actividades a nivel mundial: República Dominicana, Albania y Costa Rica”.

Dijo, sin embargo, que la mayoría de naciones siguen cerradas a conceder autorización para el reinicio de las actividades turísticas desde mayo de 2020, y que algunos mantienen una restricción parcial y otros están semiabiertos, pero requiriendo pruebas de no covid-19 o la doble vacunación.

Sostuvo que si se hace un análisis respecto a los beneficios que ha generado al país la apertura, “creo que han sido muy limitados y riesgosos, porque al estar abiertos sin restricciones, estamos permitiendo que entren al país las variables de las cepas de la covid-19 que ya se han detectado”.

Argumentó que si se compara el beneficio con la inversión económica que se ha hecho, no se compensa, porque tanto el Estado como los empresarios han tenido destinar sumas considerables.

“Ya vamos para 10 meses de apertura y si buscamos las estadísticas de llegadas (de turistas), veremos que realmente en ese periodo no recibimos la cantidad que debieron hacerlo”, sostuvo.


Compartir