Latinoamérica urgida de medidas para evitar hambre a millones

Compartir

PRENSA LATINA

NACIONES UNIDAS.- Las sequías, las crisis políticas, sociales y económicas ponen en riesgo el acceso a la comida de millones de personas en Colombia, Guatemala, Haití, Honduras y Nicaragua, alertaron hoy agencias especializadas de la ONU.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) destacó la necesidad de adoptar medidas en cinco lugares críticos en América Latina y el Caribe, donde millones de habitantes están en riesgo de pasar hambre.

El reporte indicó que en Centroamérica, Guatemala, Honduras y Nicaragua enfrentan dificultades debido a una posible reducción en sus cosechas y los efectos socioeconómicos de la pandemia de la Covid-19, por lo que se espera que la seguridad alimentaria en esas tres naciones empeore, especialmente en el Corredor Seco.

Previsiones de la FAO y el PMA indican que la falta de alimentos podría afectar a 3,5 millones de personas en Guatemala y a 3,3 millones en Honduras, mientras que en Nicaragua alrededor de 300 mil tienen un consumo de alimentos insuficiente y es probable que su situación se agrave en los próximos meses.

Ambos organismos solicitaron apoyar a los agricultores y ganaderos más vulnerables, mediante la distribución de insumos y herramientas para el cultivo de variedades de ciclo corto, huertos de traspatio y soporte a la salud animal con el fin de reducir la mortalidad y la morbilidad provocadas por la sequía.

También aconsejaron a las naciones de la región respuestas de emergencia y cooperación para la recuperación de los campesinos y pescadores afectados por huracanes en las áreas más impactadas.

En el caso de Colombia es golpeada por disturbios sociales y una recesión económica, donde hay 3,5 millones de personas con un acceso muy irregular a los alimentos, mientras que Haití sufre la crisis económica, la sequía, el malestar sociopolítico y el aumento de la inseguridad relacionada con la delincuencia.

Se estima que alrededor de 4,4 millones de personas en esa nación caribeña se enfrentaron a una inseguridad alimentaria aguda entre marzo y junio de 2021, un aumento de seis puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año pasado.

El informe de las dos agencias de la ONU sugiere acciones para enfrentar esta crisis, como la distribución de efectivo a las personas más vulnerables en áreas rurales y urbanas.

De este modo se espera mitigar el impacto de los incrementos previstos en los precios de los alimentos, para lo cual se necesitan 34,6 millones de dólares que garanticen el acceso a la comida, la nutrición y los medios de vida.

msm/crc


Compartir