Denuncian al Gobierno de Guatemala por censura a la prensa

Compartir

PRENSA LATINA

GUATEMALA.- La Comisión de Libertad de Prensa de la Asociación de Periodistas de Guatemala (AGP) denunció hoy amenazas por parte del Gobierno contra el ejercicio de la profesión.

Según la AGP, estas afloran en las reformas al Decreto Gubernativo 6-2021 anunciadas la víspera por el Consejo de Ministros, tras el fracaso del texto en su examen por el Congreso de la República, donde no logró pasar de urgencia nacional y en tres convocatorias tampoco tuvo éxito.

El presidente Alejandro Giammattei pretende amordazar a los medios de comunicación y censurar las incesantes críticas en su contra y las voces que se oponen a la aprobación del Estado de Calamidad, expresó la Asociación e un comunicado.

Según el texto, invocando la Ley de Orden Público, el gobernante deslizó una amenaza al asegurar ‘que están obligados a evitar las publicaciones que puedan causar confusión o pánico o agraven la situación’, en referencia a la crisis sanitaria por la Covid-19.

Esta desesperada medida, aseguró, solo busca aplacar las múltiples y crecientes críticas en su contra por su desastrosa gestión en el tema de la pandemia, los presuntos actos de corrupción que lo involucran y su posible manipulación en el sistema de justicia, especialmente en la designación de la Corte de Constitucionalidad y bloqueo de investigaciones en el Ministerio Público.

‘Giammattei olvida que la libertad de expresión no está sujeta a censura previa ni autorización de gobiernos autoritarios, como uno de los que él busca imponer’, denunció la AGP, al tiempo que alertó a la comunidad internacional y las organizaciones de derechos humanos sobre las medidas dictatoriales impuestas en su mandato desde enero del pasado año.

Estas afectan derechos fundamentales como libertad de expresión, libertad de manifestación y la libertad de asociación, detalló.

El jefe de Estado anunció el viernes 13 un decreto de Estado de Calamidad Pública para supuestamente mitigar el alza de contagios de la Covid-19, con cifras máximas que rozan los seis mil casos diarios; sin embargo, la inclusión de un toque de queda, mayoritariamente en el horario de la madrugada, despertó numerosos cuestionamientos sobre su efectividad.

También organizaciones civiles, indígenas, campesinas y partidos de oposición criticaron las disposiciones por limitar la libertad de expresión y favorecer, denunciaron, compras de insumos para enfrentar la enfermedad y el colapso de los hospitales, cuando el parlamento unicameral le aprobó el pasado año al ejecutivo un presupuesto millonario para esos fines. Desde finales de julio, una articulación de fuerzas lideradas por autoridades ancestrales de los pueblos xinca, maya y garífuna, mantienen presión sobre Giammattei con bloqueos y manifestaciones en distintos puntos del país para lograr su dimisión.

mgt/mmc/gdc


Compartir