La adopción de monedas digitales se dispara en Afganistán en medio de cambios políticos y la incertidumbre económica

Compartir

RT

MOSCÚ.- El país se encuentra entre los 20 que más utilizan estos activos digitales en el mundo.

Afganistán, nación que atraviesa una dura crisis política y económica, se encuentra entre los 20 países del mundo que más utilizan las monedas digitales, reveló el Índice global de adopción de criptomonedas-2021, preparado por la empresa de datos Chainalysis y publicado el pasado miércoles.

El documento se centra en el análisis de la adopción de criptomonedas por parte de la gente común y corriente, procedente de 154 países, y no toma en consideración los casos relacionados con el comercio a gran escala y la especulación con estos activos. La principal conclusión consiste en que durante los últimos 12 meses hubo un aumento de más del 880% en la adopción de criptomonedas a nivel mundial, impulsado principalmente por las economías en desarrollo.

«Muchos mercados emergentes enfrentan una devaluación significativa de la moneda, lo que lleva a sus residentes a comprar criptodivisas en plataformas P2P (peer-to-peer) para preservar los ahorros. Las personas usan las monedas digitales para realizar transacciones internacionales, ya sea para remesas personales o para casos de uso comercial, como importar y comprar bienes para vender», se explica en el reporte.

Afganistán ni siquiera apareció en el reporte del 2020, debido a las cifras insignificantes de adopción de criptografía en aquel entonces. Es más, según las estadísticas de Google Trends, citadas por The Independent, las búsquedas de términos como ‘bitcóin’ y ‘criptografía’ aumentaron exponencialmente en el país durante el último año.

Situación en Afganistán

El derrocamiento del Gobierno por parte del Movimiento talibán* dejó a Afganistán al borde de una catástrofe económica a causa de la suspensión de transferencias internacionales de dinero de importantes proveedores de remesas como Western Union y MoneyGram, y, como consecuencia, cierres de bancos y escasez de efectivo. El conjunto de problemas provocó la devaluación de la moneda nacional, lo que, a su vez, llevó a la subida de los precios de los bienes y servicios básicos. Los expertos económicos advirtieron del riesgo de una hiperinflación y pronosticaron una contracción de la economía en un 20% para este año.

Ante este panorama, la naturaleza descentralizada de las monedas digitales las convierte en una opción atractiva para los ciudadanos afganos que desean almacenar sus ahorros o transferir dinero al extranjero. Por ejemplo, el suministro fijo del bitcóin lo dota de una protección adicional contra la inflación.


Compartir