Descubren en Brasil que veneno de serpiente podría evitar Covid-19

Compartir

PRENSA LATINA

BRASILIA.-Científicos brasileños descubrieron que el veneno de la serpiente Jararacusú, responsable del 90 por ciento de las intoxicaciones por mordedura en el país, inhibiría la acción del virus que transmite la Covid-19, se conoció hoy.

A tal conclusión llegaron los investigadores del Instituto de Química, de la Universidad Estadual de Sao Paulo Júlio de Mesquita Filho, en el municipio de Araraquara.

Segun el portal de noticias R7, en el laboratorio, los estudiosos separaron un péptido (trozo de proteína) del veneno y lo aplicaron a células de mono. Después de una hora, se introdujo el SARS-CoV-2 en el experimento.

Descubrieron que la capacidad de reproducción del virus causante de la Covid-19 se redujo en el 75 por ciento. El ensayo se publicó la semana pasada en la revista científica internacional Molecules.

Tal descubrimiento podría ayudar a la producción de un medicamento para tratar a las personas infectadas por el patógeno.

El reto de los investigadores es elaborar un fármaco que sea eficaz contra la enfermedad, pero que no genere reacciones adversas a quienes lo utilizan.

Uno de los autores del trabajo, el profesor Eduardo Maffud Cilli, afirmó que los primeros resultados eran alentadores.

‘Encontramos un péptido que no es tóxico para las células, pero que inhibe la replicación del virus. Con ello, si el compuesto se convierte en un medicamento en el futuro, el organismo ganaría tiempo para actuar y crear los anticuerpos necesarios’, argumentó.

De esta forma, agregó, el virus vería comprometida su velocidad de infección y no avanzaría en el organismo.

La Jararacusú es la segunda serpiente más grande de Brasil y vive en las regiones sur y sudeste, así como en los estados de Bahía y Mato Grosso do Sul.

Su envenenamiento provoca hemorragias, hinchazón y destrucción de tejidos en la zona de la mordedura.

Además, el reptil se encuentra en Bolivia, Paraguay y Argentina.

El experimento fue posible tras un estudio, también del Instituto de Química, que descubrió que el péptido de la cobra tenía actividad antibacteriana y motivó a nuevas pruebas para evaluar si también podía actuar sobre partículas virales.

msm/ocs/cvl


Compartir