La vacuna monodosis Sputnik Light muestra una eficacia del 70 % contra la variante Delta en los 3 meses posteriores a la vacunación

Compartir

RT

MOSCÚ.- En las personas menores de 60 años, la eficacia de Sputnik Light superó el 75 %.

La aplicación de la vacuna rusa monodosis Sputnik Light ha demostrado una eficacia de un 70 % contra la variante Delta del coronavirus en los tres meses posteriores a la vacunación, según un comunicado emitido este miércoles desde el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología.

En las personas menores de 60 años, la eficacia de Sputnik Light superó el 75 %. Por otra parte, se subraya que la eficacia de la vacuna contra los casos graves y la hospitalización es aún mayor.

Los resultados se obtuvieron tras analizar los datos de 28.000 personas vacunadas con Sputnik Light en Moscú (Rusia) en comparación con el grupo de control de 5,6 millones de personas no vacunadas a partir de la información para julio de 2021.

«Los indicadores de la eficacia de Sputnik Light contra la variante Delta superan los indicadores de las vacunas extranjeras de dos componentes que demuestran una disminución considerable de su eficacia por debajo del 50 %, cinco meses después de la vacunación», reza el comunicado. En comparación, la eficacia de la vacuna de Pfizer disminuyó del 88 al 47% 5 meses después de la administración de la segunda dosis.

Los datos obtenidos durante el curso de las campañas de la vacunación en otros países también confirman la alta seguridad y eficacia de la vacuna Sputnik Light. En Argentina, un estudio ha demostrado una eficacia contra la infección por coronavirus de entre el 78,6 % y el 83,7 %, y de entre el 82,1 % y el 87,6 % frente a la hospitalización para las personas entre 60 y 79 años. Por otra parte, los resultados de la campaña de vacunación en Paraguay han mostrado una eficacia del 93,5 % de la vacuna monodosis rusa en dicho país.

Flexible y fácil de aplicar

Además, desde el RDIF señalaron que la inoculación con este fármaco tiene una serie de ventajas clave, incluida la fácil aplicación y su uso flexible como una dosis de refuerzo. Así, la eficacia de Sputnik Light contra la variante Delta será cercana a los niveles alcanzados por la vacuna Sputnik V, cuya efectividad supera el 83 % contra la infección y más de un 94 % contra la hospitalización.

«La vacuna Sputnik Light es una buena solución para los países con tasas de vacunación bajas gracias a su esquema de un solo componente y podrá ser empleada con éxito para mantener la inmunidad de la población ya existente como una dosis de refuerzo», subrayó el subdirector del Centro Gamaleya, Denís Logunov.

Vacuna de refuerzo universal

Por su parte, Kirill Dmítriev, director general del RDIF, recordó que la vacuna monodosis también ha demostrado alta eficacia al ser empleada con otras vacunas, un hecho que podría convertirla en una vacuna de refuerzo universal.

Por otra parte, el aumento de casos de infección con la cepa Delta en EE.UU. e Israel, el pasado agosto, muestra que las vacunas mRNA necesitan un ‘booster’ heterogéneo para reforzar y prolongar la respuesta inmune, algo que se ha logrado en Argentina, donde el uso de la vacuna rusa Sputnik V permitió reducir considerablemente el número de los contagios.

Asimismo, un estudio realizado en la provincia de Buenos Aires demostró que la primera dosis de Sputnik V, en combinación con las vacunas de AstraZeneca, Sinopharm y Moderna, tiene buenos resultados en materia de inmunidad y seguridad. Mientras, los datos preliminares, generados a partir de la observación de los primeros 20 participantes en Azerbaiyán, que recibieron la vacuna en combinación con el fármaco de AstraZeneca, han demostrado que el 100 % de los voluntarios desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus.

El artículo que aborda los resultados del estudio fue enviado al servidor de preimpresión MedRxiv para su publicación esta semana.

La vacuna Sputnik Light consta de uno de los componentes de la Sputnik V —los vectores adenovirales recombinantes basados en el serotipo 26 (componente I, rAd26)— y ha sido registrada en más de 15 países, mientras que en 30 países más actualmente se encuentra en trámite para su registro.


Compartir