Comercio dominicano registra crecimiento de 15.8% y 15.1% en julio y agosto

Compartir

SANTO DOMINGO.- El comercio exhibió un crecimiento de 15.8% y 15.1% durante los meses de julio y agosto, respectivamente, mostrando señales de aceleración que lo colocan como uno de los sectores impulsores del crecimiento durante los últimos meses, de acuerdo con el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central.

De enero a agosto del año en curso, el comercio registró un incremento promedio de 11.4%, respondiendo favorablemente a las medidas de estímulo monetario, las cuales han resultado en un dinamismo del ritmo de producción y distribución de bienes, tanto manufacturados como agropecuarios, en combinación con el volumen de las importaciones para comercializar de la economía. Además, dicho sector se ha visto beneficiado por el levantamiento de las restricciones de movilidad que estuvieron vigentes durante gran parte del año 2020.

En ese sentido, se observa un aumento de 16.5% en las ventas nominales de las principales cadenas y tiendas por departamentos del país, así como también el aumento de los créditos destinados hacia el sector, el cual, a agosto de 2021 refleja un aumento de un 6.6% interanual y sustenta los resultados de la actividad, de acuerdo con las informaciones recogidas por el Banco Central y la SIB.

Las actividades que registraron tasas de variación positivas de su valor agregado real en términos interanuales fueron: Construcción (32.4%), Hoteles, Bares y Restaurantes (26.6%), Manufactura de Zonas Francas (26.3%), Transporte y Almacenamiento (14.6%), Manufactura Local (12.4%), Comercio (11.4%) y Explotación de Minas y Canteras (9.2%). Asimismo, se destacan Energía y Agua (3.9%), Comunicaciones (3.6%), Otros servicios (3.3%), Actividades Inmobiliarias y de Alquiler (2.5%) y Agropecuaria (2.1%).

De manera indirecta, el crecimiento de la Construcción, actividad que más se ha reactivado durante el periodo mencionado, también ha impactado en el dinamismo de la industria local y el comercio, dado su fuerte encadenamiento, efecto multiplicador y capacidad de arrastre, tanto con esos sectores productivos como con otros sectores. Este dinamismo se refleja en mayores volúmenes de ventas de los principales insumos de la construcción, tales como el cemento, las pinturas, las estructuras metálicas y el cemento asfáltico, a fin de satisfacer la demanda generada por la ejecución de los proyectos de capital público y privado.


Compartir