Por qué Biden decidió liberar 50 millones de barriles de la reserva estratégica de EEUU

Compartir

AP

WASHINGTON.-El presidente Joe Biden busca bajar el precio del galón de gasolina liberando 50 millones de barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo.

¿Qué es y qué efectos puede tener la medida? Cuando el presidente Joe Biden ordenó la liberación de 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de EEUU para reducir los precios de los combustibles, estaba apuntando a una carga cada vez mayor para millones de ciudadanos de su país, especialmente de cara a los viajes por Acción de Gracias.

La medida, anunciada el martes con una inusual coordinación con varios países, está entre las pocas cosas que el gobierno puede hacer contra la presión (y la amenaza política) que supone la creciente inflación. La probabilidad de resulte un alivio significativo en el futuro próximo, sin embargo, es baja. Pero cualquier ayuda, aunque sea modesta, va a ser bienvenida por muchos estadounidenses.

Esta es una mirada sobre sus implicaciones.

1. ¿Qué es la Reserva Estratégica de Petróleo?

La Reserva Estratégica de Petróleo consiste en unos 605 millones de barriles de crudo almacenados bajo tierra, en cuevas escavadas en roca salina, en los estados de Texas y Luisiana. Fue creada a raíz del embargo árabe de la década de 1970, para disponer de petróleo al que acudir en caso de emergencia. Pero las dinámicas de la industria global del petróleo cambiaron dramáticamente en años recientes: ahora EEUU exporta más de lo que importa.

Y hay un límite de cuánto petróleo puede ser liberado de una vez. En el pasado, el gobierno había emitido un millón de barriles al día. A ese ritmo, la prometida entrada de 50 millones de barriles puede durar unos dos meses.

2. ¿Por qué Biden decidió tocar las reservas?

La idea es que al poner más petróleo en el mercado, los precios caerán. Eso no ocurrirá inmediatamente, pero en función de lo que suceda en el resto del mundo, hay una posibilidad de que pase.

De hecho, los precios del petróleo subieron ligeramente después del anuncio. Los actores del mercado ya habían anticipado la noticia y es posible que se hayan sentido decepcionados al conocer los detalles, comenta Claudio Galimberti, vicepresidente senior de Rystad Energy. «La reacción inicial de los precios no es el juicio final sobre la efectividad de este esfuerzo», advirtió Jim Burkhard, vicepresidente de IHS Markit.

«Se verá en los próximos meses», añadió. Si la movida acaba siendo efectiva dependerá de varios factores.

3. ¿Qué ocurre con la OPEP?

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados tienen previsto reunirse para decidir si incrementar la producción o reducirla, una estrategia que el cartel suele emplear para manejar los precios.

Este mismo mes, Biden había albergado la esperanza de que los miembros de la OPEP, con Arabia Saudita al frente, se comprometieran a un significativo aumento de la producción, pero solo acordaron incrementos modestos. Si la OPEP decide la próxima semana que quiere precios más altos, sus miembros podrían retirar petróleo del mercado. «De la noche a la mañana podrían compensarlo», dijo Burkhard.

«Así que esa es la gran interrogante, cómo reaccionan a esto», agregó el analista. La coalición que Biden reunió -India, China, Japón, Corea del Sur y Reino Unido- para aprovechar sus reservas no tiene precedentes, según Galimberti. Juntos, el grupo podría estar sumando de 70 a 80 millones de barriles de crudo en el mercado, estima el especialista.

«Es como una coalición de importadores», agregó. «¿Pero pueden suplantar o representar un rival para la OPEP+? La respuesta es ‘absolutamente no'». Eso porque el grupo de importadores está usando sus reservas estratégicas, que son limitadas. Por el otro lado, la OPEP y sus aliados tienen reservas para décadas. «Así que no hay comparación posible», señala Galimberti.

4. ¿El uso de la reserva estratégica abaratará el precio de la gasolina?

Lo que muchos consumidores en realidad quieren saber es qué va a pasar con los precios de la gasolina, algo que en realidad depende de muchos factores.

Las refinerías compran crudo por adelantado, así que todavía trabajan con el petróleo adquirieron a precios más caros. Y los estados tienen diferentes impuestos que impactan en el precio. En cualquier caso, incluso si la OPEP no responde con una reducción de la producción, la entrada de petróleo de la Reserva Estratégica puede hacer que la gasolina caiga entre 10 y 15 céntimos por galón, calcula Kevin Book, director gerente de Clearview Energy Partners.

Incluso si la gasolina no baja de precio, Biden puede argumentar que al menos lo intentó. «Realmente, de lo que estamos hablando es de los consumidores más sensibles a los precios que hay en la economía», afirma Book. «Puede que no aparezcan en las cifras del PIB o de las recesiones, pero sí lo hacen al contar los votos (…) y creo que eso en el fondo es de lo que se trata», agregó.

5. ¿Por qué es importante el petróleo?

El futuro del gas y el petróleo es un punto de tensión política, especialmente según empresas y oficinas gubernamentales se suman a la lucha contra el cambio climático y la transición a fuentes de energía más limpias.

Por un lado, la industria petrolera estadounidense ha sido elogiada por algunos líderes políticos por haber contribuido a la independencia energética del país. Algo en lo que en su momento hubo fuerte dependencia de las importaciones, ahora son otras naciones las que dependen del petróleo estadounidense. También es una fuente de empleo: son más de 10 millones de personas las que trabajan en el sector en EEUU. Y contribuye con alrededor el 8% del PIB, según el Instituto del Petróleo de EEUU (API, en inglés).

Cualquier impacto que tenga la liberación de las reservas por parte de Biden «es probable que tenga una vida corta si no se acompaña de políticas de fomento de la producción de recursos energéticos estadounidenses», señaló el API en un comunicado. Las empresas suministradoras de petróleo se benefician de las subidas de precio del crudo, pero a los consumidores no les gusta que eso se vea reflejado en la gasolina.

«El drama mayor es la nueva variable en el mercado petrolero: la tensión entre las aspiraciones para descarbonizar y la preocupación pragmática de tener precios bajos en la gasolina», apuntó Burkhard. «Y hay un conflicto entre esas dos fuerzas. Y es por eso que vamos a seguir viendo desajustes entre demanda y oferta».


Compartir