Intereses de compañías ferroviarias aplastan reclamo obrero en EEUU

Compartir

PRENSA LATINA

WASHINGTON.- Con la firma del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de una ley que evita una huelga ferroviaria nacional, el movimiento sindical sufre hoy una derrota en la lucha por la reivindicación de sus derechos.

Una vez que el mandatario pidió al Congreso intervenir para blindar un acuerdo negociado por su administración con el fin de detener la protesta, se preveían los desfavorables resultados que ahora recaen para el movimiento obrero de dicho sector.

Durante la víspera, el Senado dio luz verde a la codificación de un convenio previamente rechazado por más de la mitad de los empleados ferroviarios de carga sindicalizados del país, que amenazaban con ir a huelga si no recibían siete días pagados por enfermedad en sus contratos.

La solicitud de los trabajadores, que fue defendida por el senador independiente Bernie Sanders y algunos legisladores liberales, no logró obtener suficiente apoyo republicano para superar el umbral de 60 votos establecido para adoptar la medida, y cayó en una votación de 52 a favor y 43 en contra, acorde con un reporte del diario The Hill.

Así, tras su aprobación en la Cámara Alta con el visto bueno de 80 legisladores, y también con la anuencia de la Cámara de Representantes, se les confirió a los obreros entonces un aumento salarial de cerca del 24 por ciento para 2024, más flexibilidad para acudir a citas médicas, pero se les negó una licencia remunerada por motivos de salud.

Biden, quien una vez se llamó a sí mismo el «presidente más pro-laboral», había instado a los senadores a aprobar rápidamente una legislación, al alegar que un paro nacional traería consecuencias demasiado graves a la nación.

El representante demócrata Jamaal Bowman refirió estar consternado por la decisión del Congreso de Estados Unidos.

“Estoy realmente disgustado por su incapacidad para preocuparse por los trabajadores. Continúan anteponiendo las ganancias a las personas y es repugnante” dijo.

La senadora republicana Elizabeth Warren, por su parte, declaró cuán deshonrosa resultó la situación, ya que las corporaciones ferroviarias ganan dinero a manos llenas, duplican los márgenes de ganancias y gastan miles de millones en recompras de acciones.

“Es vergonzoso que la gran mayoría de los senadores republicanos hayan impedido que los trabajadores ferroviarios esenciales reciban salarios garantizados por enfermedad», dijo.

Jeff Kurtz, exjefe de la Hermandad de Ingenieros de Locomotoras y la Junta Legislativa del Estado de Iowa de Trainmen, dijo al sitio Common Dreams que el reclamo no se «trata solo de tiempo libre pagado».

«Hemos tenido personas que no pudieron tomarse un tiempo libre para estar con niños enfermos o con padres moribundos «, refirió.

Por su parte, el abogado y defensor de los derechos humanos Steven Donziger, calificó de «escandaloso” cómo la industria ferroviaria de Estados Unidos, que obtuvo ganancias de 196 mil millones de dólares durante una década, niegue a sus trabajadores siete días de licencia remunerada.

«Lo que realmente está enferma es una sociedad que exige negociar un derecho tan básico», afirmó.

Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, la central obrera más grande del país, declaró que es profundamente decepcionante que 43 senadores se hayan puesto del lado de las corporaciones ferroviarias multimillonarias para bloquear los días de enfermedad pagados que se necesitan de manera desesperada.

“Los trabajadores ferroviarios mantienen la economía de Estados Unidos en movimiento, sin embargo, las compañías tratan a los trabajadores como esenciales en un minuto y desechables al siguiente. La falta de voluntad de las corporaciones ricas para brindarles a los empleados una dignidad básica en el trabajo nos llevó a este punto”, sentenció.

En respuesta a la reacción del Senado, Biden dijo que se le había ahorrado a la nación una catástrofe navideña en nuestras tiendas de comestibles, lugares de trabajo y comunidades.

De esta manera, mientras elogiaba su propia gestión, ignoraba también las legítimas solicitudes de un sector que solo clama por protección en caso de enfermedad.

rgh/ifs


Compartir