Jueza federal atiende reclamos por quiebra de Puerto Rico

Compartir

PRENSA LATINA

SAN JUAN.-La jueza federal estadounidense Laura Taylor Swain comenzó hoy a atender los reclamos de diversos sectores por la quiebra de Puerto Rico, en un escenario que se prolongará por varios días.

Mientras la jueza atendía la mayor quiebra de la historia en jurisdicción de Estados Unidos, de unos 70 mil millones de dólares, cientos de manifestantes denunciaban en las afueras del edificio federal en el sector de Hato Rey, el Plan de Ajuste de Deuda por entender que beneficia los fondos buitres.

Convocados por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y otras organizaciones, incluidos sindicatos, cientos de manifestantes enarbolaron la bandera nacional al tiempo que reclamaban “la independencia ya”.

El diputado Denis Márquez Lebrón, portavoz del PIP en la Cámara de Representantes, destacó cómo Washington ha arrastrado a Puerto Rico a una situación insostenible después de 123 años de dominación colonial.

Al igual que otros oradores, puso de relieve cómo esta nación del Caribe de 3,2 millones de habitantes, ha sido víctima del expolio de Estados Unidos y cómo el tribunal federal sólo interesa proteger a los acreedores, no al pueblo.

La presidenta de la Federación de Maestros, Mercedes Martínez Padilla, destacó por su parte que con el Plan de Ajuste de Deuda se empobrece a los docentes y a los jubilados.

En tanto, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) anunció un acuerdo con la Autoridad para la Recuperación de la Deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para apoyar el Plan de Ajuste propuesto bajo el Título III de la legislación Promesa, que reduce la deuda en un 80 por ciento.

De esta forma, se indicó, se solucionan los reclamos presentados contra el gobierno puertorriqueño y la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) por los fondos asignados de modo condicionado a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT).

La directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, expresó que ese organismo ha trabajado durante más de cuatro años para negociar acuerdos consensuados con diversos grupos de inversores, a fin de de reducir la deuda del Gobierno a un nivel que sea sostenible para Puerto Rico.

Apuntó que así se resuelven los reclamos de los acreedores y se elimina una enorme carga para las futuras generaciones de puertorriqueños.

La Junta ha sido señalada constantemente porque en cuatro años no ha establecido un mecanismo de desarrollo para Puerto Rico cuando finalmente se libere de la bancarrota.

“Cuantas más clases de acreedores apoyen el Plan de Ajuste propuesto, más manejable será nuestro camino hacia la confirmación y Puerto Rico podrá pasar la página más rápido”, añadió Jaresko, quien fuera ministra de Finanzas de Ucrania.

mv/nrm


Compartir