La FAO considera potencialidades agrícolas latinoamericanas

Compartir

PRENSA LATINA

LA HABANA.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) consideró hoy posibilidades para América Latina y el Caribe en el ámbito de la entidad.

Un mensaje difundido en esta capital agrega que la región puede estar a la vanguardia en cuanto a alimentación y agricultura a nivel global, aunque para ello es necesario aborde primero el hambre y la desigualdad.

La nota se refiere a la intervención de la FAO durante la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Buenos Aires, Argentina.

Explica el texto que esa zona del mundo puede y debe dar un paso adelante para hacer frente a los crecientes índices de hambre y desigualdad, un papel que la llevaría a la vanguardia de la alimentación y la agricultura mundial.

Este fue el mensaje transmitido por el Director General de la FAO, Qu Dongyu, ante el foro de líderes políticos regionales.

El discurso ante la VII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Celac, presidida este año por Argentina, fue pronunciado por el Economista Jefe de la FAO, Máximo Torero.

En su intervención, la FAO detalló que la integración promovida por Celac será clave para avanzar en áreas prioritarias de trabajo en la región, como la necesidad de ampliar el suministro de alimentos en el Caribe, donde las dietas sanas son caras.

Otro de los elementos destacados resultó invertir en infraestructuras hídricas e iniciativas de producción de alimentos en Centroamérica, donde las sequías y la emigración son tendencias persistentes.

Además, la entidad señaló la necesidad de mejorar el intercambio de alimentos entre los países de la región andina, y fomentar un amplio programa regional de infraestructuras para la producción, almacenamiento y transporte de alimentos que facilite el comercio y las exportaciones intrarregionales.

América Latina y el Caribe fue una de las regiones con mejores resultados en términos de reducción del hambre y la pobreza en la última década hasta 2015.

Sin embargo, a pesar de ser la mayor zona exportadora neta de alimentos del mundo, últimamente sufre importantes reveses. De 2019 a 2021, el número de personas que padecen hambre aumentó en ese escenario 30 por ciento, hasta 56,5 millones, mientras que el de las que están en situación de pobreza también creció.

mem/rfc


Compartir