Rusia responsabiliza en la ONU a los suministradores de armas a Ucrania por las víctimas entre civiles

Compartir

RT

MOSCÚ.- La asistencia militar de EE.UU. es la mayor que haya sido prestada históricamente a un Estado, estima el portavoz ruso en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Los suministradores de armas a Ucrania no tienen una responsabilidad menor por las víctimas entre la población civil que los militares de Kiev, valoró el representante permanente de Rusia en la ONU, Vasili Nebenzia, en una reunión del Consejo de Seguridad este viernes.

«Un apoyo militar a tan gran escala no había sido prestado a ningún Estado en toda la historia», dijo Nebenzia. Citó los cálculos del Centro de Política Internacional, con sede en EE.UU., que estableció en 40.000 millones de dólares el conjunto de la asistencia bélica a Kiev por parte de Washington entre febrero y comienzos de octubre pasado.

Los modernos sistemas de artillería de largo alcance que EE.UU. y otros países de Occidente han entregado a Kiev permiten a las Fuerzas Armadas de Ucrania realizar ataques contra áreas civiles de Donbass a las que antes no podían alcanzar, denunció el diplomático ruso.

Este jueves, la delegación rusa difundió entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU una carta de una entidad pública de esta región, que describe los impactos indiscriminados en barrios de viviendas densamente poblados. «Este documento deja en claro que en los últimos días ha tenido lugar en Donetsk una auténtica matanza con uso de armas occidentales», relató Nebenzia. «Los castigadores de Kiev, instruidos por Occidente, tratan de arrasar literalmente la ciudad».

Esos ataques indiscriminados se llevan a cabo con una rabia frenética contra los barrios de viviendas, donde no hay ni puede haber objetivos militares, afirmó el representante ruso. Gran parte de los impactos se registran en las horas punta, en lugares donde se concentran muchos civiles, y ocasionan múltiples víctimas y daños materiales.

Así, citó, el 4 de diciembre un proyectil teleguiado M982 Excalibur impactó en el polideportivo Druzhba, en el que se había organizado la entrega de agua potable a los civiles, después que Ucrania cerrara en febrero pasado el acceso de la ciudad s su única fuente de suministro de agua.

Nebenzia lamentó que los funcionarios del Secretariado de la ONU «no hayan encontrado valentía para condenar los disparos contra Donetsk, mientras que se expresan constantemente sobre los ataques al territorio ucraniano». Según los datos que presentó en el Consejo de Seguridad, 22 civiles han muerto en Donbass y 83 han resultado heridos desde el 27 de noviembre pasado, al tiempo que 234 edificios multipiso y 106 casas particulares han sido dañadas; todo eso a causa de los «ataques deliberados» contra la infraestructura civil y las casas de los residentes.

 


Compartir