The Washington Post: El conflicto en Ucrania agota las reservas de armas de la OTAN

Compartir

RT

WASHINGTON.- Los niveles de producción, tanto en EE.UU. como en Europa, no pueden seguir el ritmo con el que Kiev consume proyectiles de artillería.

Los combates en Ucrania han puesto al descubierto «fallos en la planificación estratégica» de EE.UU., al tiempo que han revelado «lagunas significativas» en la base industrial militar de Washington y de la OTAN, según lo refleja The Washington Post en un material pubicado este viernes en el que analiza la ayuda bélica que Occidente presta a Kiev.

«Las existencias de muchas armas y municiones clave están a punto de agotarse y los plazos de espera para la nueva producción de misiles se prolongan durante meses y, en algunos casos, años», señala el artículo.

En esta línea, el diario indica que solo 6.000 millones de dólares de los más de 20.000 millones de ayuda militar ofrecida por la Casa Blanca se concretaron mediante nuevos contratos para la producción de armas. Mientras, el resto de las armas fue suministrado a partir de las reservas de arsenal armamentístico del propio Pentágono.

Mientras el complejo industrial militar estadounidense puede fabricar unas 14.000 municiones para obuses de calibre 155 mm en un mes, las fuerzas ucranianas disparan esta cantidad de proyectiles en dos días de intensos combates, según estimaciones de los funcionarios de Defensa de EE.UU.

«La base industrial de defensa de EE.UU. ahora mismo está en muy mal estado», recalca al periódico Seth Jones, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) con base en Washington. En cuanto a las reservas del Pentágono, estima que están «realmente» bajas, pese a que —subraya— «ni siquiera estamos luchando».

«Luchar más como estadounidenses»

En su búsqueda de soluciones a este problema, Washington quiere entrenar a las tropas ucranianas para que combatan «más como estadounidenses» y usar diferentes tácticas.

«Creo que si podemos entrenar a unidades más grandes como compañías, batallones sobre cómo emplear el fuego, crear las condiciones para la maniobra, y luego ser capaces de maniobrar en el campo de batalla como se ha visto [al Ejército de EE.UU.], entonces creo que estamos en un punto diferente. Entonces, no necesitan un millón de proyectiles», declaró al periódico un oficial del Pentágono.

Paralelamente, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, insta a los aliados europeos a recurrir más a sus propias reservas y a ampliar sus capacidades de producción para «asumir una mayor parte de la carga» de los envíos de proyectiles a Kiev.

Situación similar en Europa

Sin embargo, el Viejo Continente también tiene problemas para alcanzar los volúmenes de producción que satisfagan sus propias necesidades y las de Ucrania, que dispara 6.000 municiones a diario, reportó este jueves el diario The Wall Street Journal.

Michal Strnad, dueño de la compañía checa Czechoslovak Group AS, que fabrica un 30 % de la producción europea de proyectiles de calibre 155 mm, subraya que Kiev consume mensualmente hasta 40.000 municiones del dicho calibre estándar de la OTAN, mientras Europa solo puede producir unos 300.000 proyectiles de este tipo al año.

«La capacidad de producción europea es extremadamente inadecuada», afirma Strnad. Tanto es así, que Europa necesitaría hasta 15 años para reponer sus existencias al ritmo de producción actual si los combates cesaran mañana, estima.

Uno de los obstáculos que impide aumentar la producción son los recientes cambios en la legislación de la Unión Europea (UE), que bloquearon muchas inversiones en el sector armamentístico, calificado como «no sostenible», explica The Washington Post, que cita Hans Christoph Atzpodien, jefe de la asociación alemana de la industria de defensa.

Para revertir esta situación, se emprenden esfuerzos para aumentar la producción de armas. En particular, Alemania designará fondos para renovar y ampliar una planta de la era soviética en Rumanía y producir tanto proyectiles del estándar de la OTAN como compatibles con sistemas de armas soviéticas usadas por Kiev. El anuncio oficial sobre este proyecto podría tener lugar a finales de diciembre.

Además, el conglomerado noruego Nammo quiere fabricar 10 veces más municiones de artillería, mientras que la checa Czechoslovak Group planea duplicar su rendimiento de proyectiles de 155 mm hasta 100.000 en 2023, entre otros ejemplos.

* Moscú ha manifestado en reiteradas ocasiones que el suministro de armamento avanzado y de largo alcance podría derivar en un conflicto directo entre Rusia y la OTAN, al tiempo que ha acusado a Occidente de intentar prolongar el conflicto.


Compartir