Trasciende militares en seguridad de Danilo Medina “ya no desean ser parte de su escolta”

Compartir

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Conforme a una crónica publicada en la versión digital del vespertino El Nacional, militares asignados para resguardar la seguridad del ex presidente Danilo Medina, ya no desean ser parte de su escolta.

La nota precisa que la presunta situación, se produce a raíz de los arrestos que la Procuraduría General de la República (PGR) ha hecho en los últimos días a varios generales activos.

Una fuente de entero crédito del cotidiano, confirmó que “en estos momentos existe un número de oficiales de altos rangos que no le toman las llamadas al expediente Medina, para no verse en las mismas condiciones que sus iguales presos”.

En la operación 5G, fueron detenidos y apresados varios generales, uno de ellos Julio Camilo de los Santos Viola, que fungía como subjefe del Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep).

El alto rango militar pasó a ser el jefe de seguridad del exmandatario, una vez la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) arrestó y acusó de corrupción al mayor general Adán Cáceres Silvestre en la operación Coral.

También, otro de los arrestados que figura en el expediente acusatorio por el Ministerio Público, es el capitán de navío, Franklin Antimonio Mata Flores, quien también era parte de la escolta del expresidente Medina.

Al igual que Mata Flores, está el general Juan Carlos Torres Robiou, de las Fuerza Aérea de República Dominicana (FARD) exjefe del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur).

En tanto que del Ejército de la República Dominicana (ERD), está el exjefe del Primer Regimiento de la Guardia Presidencial, Boanerges Reyes Batista, cargo que habría ocupado antes de pasar a esa posición en 2016.

La información explica que el caso se desprende del expediente denominado Operación Coral, y que antepone a la etapa procesal abierta con la Coral 5G.

Según el Ministerio Público, la Operación Coral presentó pruebas que llevaron a la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional, las que sirvieron imponer 18 meses de prisión preventiva, el 10 de mayo de este año, al mayor general Cáceres Silvestre y otros implicados.

Danilo y su escolta

La situación por la que atraviesa el ex presidente Medina retrotrae, lo ocurrido semanas después de éste ser electo en el 2012, cuando rechazó en dos ocasiones el incremento de su escolta militar, incluyendo un intento durante los días previos a las elecciones de ese año.

El entonces presidente electo mantuvo la misma cantidad de militares que lo habían acompañado durante varios años, los que siguieron a su lado después del 16 de agosto, cuando se juramentó.

En la edición del 19 de junio del 2012, el periódico Diario Libre publicó, en base a una fuente, que “Medina se mantiene fiel a los militares asignados a él, y que incluso, en una ocasión, durante el proceso electoral, llegó a su comando de campaña y para su sorpresa, varios miembros de su escolta militar habían sido sustituidos, pero de inmediato ordenó su reposición”.

Agrega que pasado el proceso (electoral), “a Medina le fue enviada otra nueva escolta, integrada por oficiales del equipo Swat y de militares entrenados en Irak. Sin embargo, el político no la ha aceptado por el momento”.

Se explicó que las dos escoltas rechazadas por Medina, según la fuente del matutino de la avenida Abraham Lincoln, “estaban encabezadas por un coronel cada una”.

“En el país se estila que al presidente electo se le incrementan los miembros de su seguridad, pero Medina ha roto esa norma”, concluyó la información.


Compartir